miércoles, 23 de diciembre de 2015

...Y EL VERBO SE HIZO CARNE...









1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Él era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él no fue hecho nada de lo que ha sido hecho. 4 En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron.
6 Hubo un hombre, enviado por Dios, que se llamaba Juan. 7 El vino como testimonio, a fin de dar testimonio de la luz, para que todos creyesen por medio de él. 8 No era él la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz. 9 Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo. 10 En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por medio de Él, pero el mundo no le conoció. 11 A lo suyo vino, pero los suyos no le recibieron. 12 Pero a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio derecho de ser hechos hijos de Dios, 13 los cuales nacieron no de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad de varón, sino de Dios.
14 Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y contemplamos su gloria, como la gloria del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. 15 Juan dio testimonio de Él y proclamó diciendo: "Este es aquel de quien dije: El que viene después de mí ha llegado a ser antes de mí, porque era primero que yo." 16 Porque de su plenitud todos nosotros recibimos, y gracia sobre gracia. 17 La ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo. 18 A Dios nadie le ha visto jamás; el Dios único que está en el seno del Padre, Él le ha dado a conocer. (Juan 1, 1-18)

FELIZ NAVIDAD


Saludos y gracias a todos por su atención.


martes, 17 de noviembre de 2015

¿ENVIDIA?


No siento el más mínimo atisbo de envida, ni sana, ni enfermiza por el comportamiento patriótico demostrado por los franceses ante el miserable y cobarde ataque perpetrado sobre la población civil en Paris el pasado día 13 noviembre por esa podredumbre humana yihadista. En todo caso, sincera admiración y respeto. Pero no puedo sentir ni tristeza, ni pesar por el buen comportamiento ajeno. Ni necesito emular algo que poseo, poseemos los españoles a raudales y que llevamos en nuestros genes desde tiempos inmemorables: patriotismo, orgullo y dignidad. ¿Acaso no lo tenemos demostrado a lo largo de nuestra historia? ¿No quedó patente en Las Navas de Tolosa? ¿En Lepanto? ¿En nuestra guerra de la independencia, en el no tan lejano 1.808?... ¿Acaso no hemos dado testimonio de nuestra repulsa y condena, más recientemente en cada uno de los mil asesinatos de ETA? ¿No salimos a la calle en masa, cuando los crímenes de Hipercor? ¿No llenamos todas las plazas de España con millones de manos blancas y velas cuando pegaron un tiro en la nuca, atado y de rodillas, a Miguel Ángel Blanco?...como en tantas y tantas ocasiones que omito, por no apabullar, pero no olvido y que son diga de encomio.

Pero he aquí que no, que aquí algún más o menos afamado periodista, conjuga el verbo envidiar, y de inmediato se convierte en palabra clave en torno de la cual toda alma cándida loa el comportamiento francés en detrimento del nuestro. Sin necesidad, que lo cortes, no quita lo valiente. En el colmo del paroxismo de la progresía, esta mañana he oído a un divo de la radio, a un locutor, licuado diciendo que le gustaría ser francés. ¡¡Te podías haber quedado allí haciéndote selfies sobre el altar de los caídos!!
Estas son las consecuencias de cuatro décadas de políticos bandoleros sin faca, ni trabuco y también sin escrúpulos. Este es el resultado de tanta falsificación de la historia. Esta son las secuelas del hipócrita buenísimo. Este es el resultado de la educación para la ciudadanía. De mimar y tratar con paños caliente a secesionistas con parabellum y a sediciosos con dossiers vergonzosos. De la cobardía.
Algún día esta escuela de oportunistas y advenedizos, se dará cuenta que para llenar las urnas a su favor, no es necesaria la corrupción, ni comprar voluntades, ni manipular leyes para favorecer a los bancos que te regalan los cuartos, ni usar de demagogias infames y trasnochadas. Sólo es preciso hacer patria, proclamar el orgullo de ser español, de sus valores y sus virtudes. Y de camino predicar con el ejemplo. 
 
 
Saludos y gracias por su atención.    

jueves, 24 de septiembre de 2015

ELLOS SON MEJORES¿?




Pena, penita, pena…
Gracias a Dios yo no soy un torturado vasco, ni un explotado catalán, no vivo atormentado por haber mezclado mi RH, ni vivo amargado y frustrado por ser parte de cinco siglos de historia. Y aunque creí nacer en la misma Patria de ellos, dicen que no. Que yo vine a este mundo en tierras lejanas, en otra nación, en la España maldita. O en la maldita España. Que me entere de una vez, que las lindes de su país las marcan su cultura, su historia, su lengua, su sangre… y sus políticos. ¡¡Gente a servir hasta morir!!.
Cuentan que hubo personajes ilustres (Políticos y otras cosas) en Cataluña y Vascongada que llegaron a imaginar, y convencer, de la existencia de una raza con características craneanas indicadoras de una inteligencia superior a la del resto de los españoles. Y ha arraigado de tal manera esta teoría, que se ha convertido en el espíritu, en el don sobrenatural, en la gracia particular que Dios da solo a algunas criaturas. Este hecho diferencial me preocupa. Por lo que ando buscando en dónde se puede hallar, dónde se encuentra semejante eslabón prodigioso que me hace distinto e inferior a cualquiera de ellos. Por supuesto, la historia ni tocarla, siempre rebatible, manipulable.  
No sé, no sé, he vivido entre ellos, he trabajado con ellos, me he entendido en su lengua y en la mía, mis hijos han jugado con los suyos y nunca encontré rasgos distintos de raza, ni síntomas de seres superiores. Tendré que consultar a Darwin. Porque de la Reconquista para acá, veo que las luchas de sus antepasados, son la de los míos; sus inquietudes son las mías; sus problemas son los mismos y la capacidad y la inteligencia para resolverlos no lo hacen a ellos mejores en nada, de nada. Bueno sí: en la añoranza y aspiración por volver al tiempo feudal, con cualquier A. Mas, o cualquier Iñigo Urkullo recogiendo diezmos para lúgubres castillos de macabros inquilinos.
Respeté Cataluña y al País Vasco, admiré a los catalanes y a los vascos, envidié su estilo de vida. Pero lo qué tendría que seguir siendo presente, se ha ido convirtiendo, poco a poco en lamentable pretérito. Ahora, ni odio, ni desprecio, ni me agrada; no, no es eso, sencillamente los ignoro. Cómo a la novia que te defraudó. Y podría cantarte lo del viejo bolero: “Que te vaya bonito […] quisiste ser universal/eclipsando mil sueños/que Dios te proteja/la celda de tu soledad [...] te dejo todo aquello que me diste/me llevo todo lo que vi que no quisiste/me voy contento, no tengo más que darte/me llevo todo lo que vi que no cuidaste...y […]
 
 
Saludos y gracias por su atención.

miércoles, 29 de julio de 2015

EL GUADALETE... reedición




Da igual, pueden haber llegado en globo o en cayuco, jugándose la vida entre las ballestas de un camión o en el Renault de su primo. Lo cierto es que huyen de sus tierras, de su hambre y de sus miserias, del erial que nunca regaron. Y una vez alcanzada otras patrias, otros lugares, anclan sus tiendas de lona, de esa vieja y podrida lona que cobija antes al hombre que a su madre, que guarda en su milenaria historia la esclavitud como virtud.
Y pronto son poblado que pisan y escupen sobre la libertad que los amparó. Y pronto avisan y advierten que su dios no admite infieles vivos. Y pronto convertirán el vergel que encontraron en páramo quemado, en estepa de la que volver a huir.
Podremos ver como el Guadalete vuelve a llegar hasta Oviedo, y podremos ver que ochocientos años no es nada que febril… Que jamás entenderán --¡maldita sea!—que sólo se llega a Dios por la libertad; que entre el pozo del oasis y el grifo que mana agua limpia clara y fresca donde quieras que vayas, han pasado siglos de sangre y lágrimas. De esfuerzo y entendimiento. De respeto y trabajo. De paz y del deseo de tenerla en hermandad. Que la libertad es nuestra meta y el amor nuestra causa.
Mañana podemos ver por todos los pueblos de España a un Muetcin sobre su hermoso Minarete llamando a oración. Podemos ver la Media Luna en los balcones de nuestros ayuntamientos. Podemos ver como se entregan las niñas con el clítoris extirpado a los sátrapas del lugar. O no. Ya veremos…
 
 
 
Saludos y gracias por su atención.


miércoles, 27 de mayo de 2015

...Y OCURRIÓ




Nosotros hemos cumplido una vez más. ¿Y ahora? Ahora volverá el trueque de siglas, y nuestro voto volverá a ser secuestrado por cientos de miles de parásitos para usos y abusos, para inmerecidos sueldos, para canonjías y comisiones, para explotar el BOE y explotarnos a todos.
 
 
 
Les hemos demostrado por enésima vez que conocemos su juego y sus fullerías, que admitimos el ceremonial, que asumimos los hechos consumados, para que nunca, nunca, les pueda servir como coartada, si un día aquellos que ya tienen una ruina y les trae al pairo buscársela a los demás, nos envuelven entre orates, sanguijuelas, embaucadores, dictadores de viejas escuelas, y nos arrastran por imperativo de la impotencia. No. No podrán culparnos nunca. Si acaso llega un diabólico caos, peor que lo vivido hasta ahora, será sólo y exclusivamente por el uso fraudulento que hacen todos estos mangantes de nuestros deseos de democracia y libertad; de integridad y ética; de verdad y justicia.
Quede claro: acudiremos, ingenuamente, convencidos de hacer el ridículo en este grotesco régimen, en esta fachosa democracia que no es digna de nosotros. Agarraremos una papeleta, cuantas veces sea preciso, y la depositaremos en la urna mientras recitamos una jaculatoria a modo de ritual: aquí tenéis, nuestro voto, antes que acabéis definitivamente con vuestra gallina de los huevos de oro y nosotros no podamos comer ni caldo, imbéciles.
Y ocurrió.
 
 
 
Saludos y gracias por su atención.

sábado, 25 de abril de 2015

CON AÑORANZA...





EJEMPLO: EL HERMANO FULGENCIO ANDRÉS

En fila de dos en dos acudíamos todos los domingos a misa. Una serpentina de críos unía el colegio de la Salle con la vecina Parroquia de San Joaquín. Y en esta entrañable iglesia, muchos años después, algunos de aquellos niños nos volvimos a reunir. Esta vez, en oración por el alma del Hermano Fulgencio Andrés y, como brisa de aire dulce, como haz de luz que se colara a través de las celosías, la misma alegría infantil de aquellos años se apoderó de nuestro ser, quizá porque el grato recuerdo de entonces, irá siempre acompañado de la figura de este hombre bueno; quizá porque el Hermano director, desde el cielo, entre acordes de su viejo armonio, como siempre hizo, nos sigue infundiendo el mismo ánimo de bondad y paz interior. Quizá porque el agradecimiento sólo se puede dar desde un corazón feliz. Felicidad y gratitud que se siente al saberse marcado con el estigma de una educación maravillosa, recibida a manos de Fulgencio y de toda una Congregación entregada, por encima de todo, a la forja de hombres.
Con él, con su mirada vivaz y su sonrisa afable, se van los últimos vestigios de una época, de un tiempo en el que había gente capaz de entregar una vida entera a la labor de una vocación sin esperar nada a cambio, con el Hermano Fulgencio se muere el hombre, pero queda el ejemplo del altruismo personificado; queda la obra: ciento, miles de alumnos, que tal vez fuimos los últimos en tener la suerte, de alborotando alrededor de unas sotanas, educarnos, criarnos al socaire de una enseñanza, de unos principios idealistas.
Te rogamos Hermano Fulgencio, que cuando veas, allá en el cielo, a San Juan Bautista de la Salle, le digas que aquí apenas quedan niños que acudan al colegio con alegría, que lo consideren su segundo hogar; que tienen muy pocos amigos entre sus maestros y, que son muy pocas las veces que les escuchan hablar de moral y de ética, ni del bien y el mal, ni del amor y el odio, ni de valor humano alguno, ni del hombre, ni de Dios. Que las barritas de regaliz que vosotros nos dabais se han convertido en “mierda” alucinógena que destrozan el cerebro y aniquilan la voluntad. Dile, por favor, que queremos volver a ver, a lo largo y ancho de esta tierra, como se renueva el germen con tu ejemplo y el de tantos otros Hermanos de las Escuelas Cristianas.
Hace ya bastantes años escribí estas líneas en un intento de agradecer al Hermano Blas García Mena (Hno. Fulgencio Andrés) en particular y a la comunidad de Hermanos de la Salle, en general, su impagable labor como maestros de escuela.
Díganme: ¿Tiene la juventud de hoy el mismo sentimiento de agradecimiento por sus educadores?
 
 
 
Saludos y gracias por su atención.

sábado, 4 de abril de 2015

Insistamos, 2º Mandamiento de la Ley de Dios: no tomarás el Nombre de Dios en vano.


SIEMPRE DIOS, SU PALABRA Y SUS SIMBOLOS PARA ESCUDAR EL CRIMEN.
Como cristiano me fastidia tocar determinados temas relacionados con mi religión. Pero aún en la seguridad de que seré interpretado más bien que mal por unos, y más mal que bien por otros, creo que no debo guardarme lo que me bulle por el hervidero de mi cocorota.
En estos tiempos que corren, los seminarios andan muy escasos de vocaciones, ni siquiera cuentan con Boca-ciones, pero sin embargo, proliferan cada día más espontáneos defensores de la Santa Madre Iglesia. Y me parece bien. Nunca serán bastantes las voces para defenderla; para salvaguardar sus valores, sus mandamientos, su virtud y sobre todo su Verdad.
Es justa la lucha de los creyentes ante tanta iniquidad, inquina y furibundo ataque al que se le somete. Porque no se trata de posturas ante la fe, ni de actitudes ante los mismos hechos, ni puntos de vistas, ni concepción más o menos razonadas. No. Se trata de sufrir humillación, afrenta, burla, escarnio, y de quedarse a un paso de sufrir persecución, muerte y castigo como ya se ha repetido tantas veces a lo largo de la historia.
Pero, ahora bien, prefiero verme en las catacumbas, en el anonimato, en la clandestinidad, antes de que mi religión sirva para ocultar leyes mundanas; mi fe para excusa de mentes pecadoras; o que mi Dios sea utilizado como líder político. Jamás. No existe la Teocracia, si crees que existe, no es más que la usurpación de la Palabra de Dios, a manos de falsos anacoretas que quieren esconder sus miserias y sus lujos, y sus voluptuosidades al ojo de su pueblo, del pueblo.
Distinto es el apostolado, más licito cuanto más respetuoso. Lógico entre creyentes, que se aspire a que al hombre, a su vida y a su ser lo inspire la fe en Dios. Pero no hay hombre en este mundo, con derecho a imponer, al amparo de su Nombre la Ley que de Él solo depende. Ni persona, ni grupo capaz de sustituir la Palabra de Cristo. Solo se puede llegar, con mucho esfuerzo a invitar a tú hermano a seguir Su Mensaje. Eso sí, (condición sine qua non) predicando con el ejemplo. Me parece. 
¿Y a ti, hermano musulmán?
 
 
 
Saludos y gracias por su atención.

miércoles, 25 de marzo de 2015

VOTO ANDALUZ; ESPAÑA CONLUZ




Ya se han ido, amigo. Te dejaron unas papeletas marcadas y un montón de viejos perjurios; unas urnas enfermas y un raudal de traiciones; y sobre todo el encargo de que les vote y que les dé tu beneplácito para continuar la estafa. Básicamente no quieren más de ti. Quizás, que te resignes con lo que te toque en el reparto, sin exigencias ni cuentos de agravios comparativos, que siempre habrá otros peores, ¡picha!.
Así ellos ya han vueltos a sus enmoquetados salones, a sus tarjetas de mil colores y turbios números, a sus magníficos coches última gama, protegidos y blindados no sea que a un histérico le dé por lanzarles una pedrada. Vuelven a la vida cómoda y regalada, convencidos que son los dueños del cortijo; a dar órdenes a los manijeros para que se reparta el puro y los cinco duros prometidos. A organizar algunos jornales de hambre y unas cartillas de racionamiento.  Y a remozar la alquería para sus hijos. Sus hijos de ellos, claro, legítimos y únicos herederos tengan seguro su futuro. 
¿Qué temes, amigo?  ¿Qué ancestral estigma permanece indeleble, vivo y sangrante, de abuelos a padres… a hijos, a nietos, que te hace debatirte entre el INEM y la emigración; entre la corrupción y la indignidad; entre el manijero y el terrateniente, y sin embargo llevas treinta y muchos años  eligiendo el PER.?
Sé, que tú de caciques y de capataces; de latifundios y latifundistas; de campo y de sindicatos; de sindicalistas y esquiroles, sabes más que nadie. Pero nada, de eso que llaman, “justicia sociá.” Porque la conciencia del manido concepto nunca visitó los alrededores de tu existencia.
¿Y sabes?, de Despeñaperros para arriba, han habido indeseables y analfabetos, imbéciles y lerdos, que te han puesto de vuelta y media, amigo, nos han puesto a todos los andaluces, porque ¡oh! no hemos votado revoluciones de infaustos recuerdos, porque no hemos votado Gürtel & Bárcenas, porque no hemos dado masivamente nuestra confianza a núbiles políticos, porque no cambiamos de corruptos in illo tempore. Porque sólo unos pocos que quedamos, fuera de la dependencia de la política y de las garras del político, hemos logrado la posibilidad de barajar de nuevo.
Pero no te preocupes, tú y yo sabemos que cuando pasen las elecciones que se les avecina a éstos, tan cultos, tan trabajadores, tan inteligentes, tan emprendedores y tan doctos, no habrán sido capaz de bajar a ninguno de los de siempre de su machito de podredumbre, y así autonómicas propias, municipales y nacionales, seguirán regentadas por el mismo ejercito de político encastrada en sus diferentes estatus y que por si solos suponen porcentaje suficiente para baremarse, proclamarse y definirse salvadores patrios. 
 
 
Saludos y gracias por su atención.     

miércoles, 11 de marzo de 2015

LAS CLOACAS, 2015, 2014, 2013...




Hace once años, un puñado de bombas cargadas de muerte, ambición y horror, consumaron la abolición de aquella incipiente democracia de 1975. Hace once años, las luchas intestinas en el Poder revocaron aquella malherida democracia de 1981. Hace once años, un brutal, despiadado y delirante atentado en atocha, Madrid, convirtió definitivamente aquella ilusionante y constitucional democracia de 1978, en un constituido estado policial. 
193 muertos, 1.500 heridos, 47 millones de españoles hundidos en el asombro, en la rabia, en el miedo, en la pena… y un solo autor intelectual, económico y material de aquellos trenes volados: ¿las cloacas?. “Las cloacas” escueta, pero precisa definición que alguien acertadamente acuñó para encerrar en el interior de su pútrido significado a podridos políticos, policías, jueces, fiscales y qué se yo a quién.
Una mano fuerte, poderosa, destapó el albañal y ha ido día a día, año a año, tirando a su fondo nombres y pruebas; cargos y responsabilidades; vergüenzas y penas. Una mano fuerte, poderosa y miserable ha puesto sobre el apestoso vertedero, una losa descomunal, una piedra de amenazas, chantajes y cobardías. Enorme y pesada para que sus efluvios no contaminen el exterior, para que nadie pueda dejar a la vista de los demás sus remordimientos. Para que ningún conato de locura idealista pueda tener la osadía de indagar en la verdad, en la verdad auténtica, convincente y real.
Puede que “Las cloacas”, ese ente, ciénaga pringosa, sea en realidad “El cloacas” y quiera llevarse a la tumba su cómo, su porqué y su mano de obra. Quiera enterrar en el olvido la ignominia del más vil y traicionero ataque al pueblo de España. Quiera sepultar en la historia el satánico acto de sus asesinatos, de sus crímenes de inocentes ciudadanos.  Tal vez tantos años sacrificando españolitos; tanta caza de indefensos compatriotas para mantener a todo el mundo con el corazón en un puño y las manos en alto, haya hecho tambalear el método; haya provocado un cierto resquemor y quiera cambiar la muerte por las cadenas; no sea que tanto odio camuflado en la impotencia y la resignación salte algún día de la aparente indiferencia a la violencia sin control y se lo lleve todo por delante. 
Quizás por estas razones, o por otras que en lo más íntimo de lo que le quede de conciencia le bullirá como aceite hirviendo, la bestia y su régimen tema que tanta sangre, tanto dolor, tanto duelo acumulado en el fondo del alma, formen duros callos en los corazones y cual manos de curtido leñador empuñen, con fuerza, con firmeza, esta vez, el hacha de la memoria, la dignidad y la justicia.
 
 
 
Saludos y gracias por su atención.

 

miércoles, 4 de febrero de 2015

EL QUIJOTE ROJO


EN EL MUNDO:
Y no serás tú ni ninguno de tus camaradas, quienes reencarnéis al soñador de los caballeros andantes, al deshacedor de entuertos, al genuino luchador capaz de batirse entre los fantasmas de sus metáforas y la realidad de su tiempo y el nuestro.  Porque os sobran canónigos y jaulas donde encerrar la libertad y carecéis de ecuanimidad para distinguir entre los galeotes; porque sois soldados de dictadores y vuestras armas no defienden republicas, monarquías o leyes justas, sino a crueles intentos de someter a los hombres a un monigote con número y destino escrito; porque habéis secuestrado la queja del pueblo sencillo y llano para presumir de altruismo, cuando solo podéis exhibir ínsulas y maravedís de extrañas y dudosas procedencias; porque os congraciáis con el tiro en la nuca y la traición y os amilanáis con la gallardía del combate frontal a los molinos de viento… Porque os falta amor a España y os sobra odio a su bandera.
No volvéis la mirada a Maquiavelo porque sabéis que la primara batalla la tenéis ganada: en las escuelas, en los institutos, en las universidades. En las políticas que ejercen los políticos sin escrúpulos. En las tierras enconadas de odio gratuito, codicioso e imbécil. Más no vendáis la piel, antes de cazar el oso, que la guerra continúa. Y, amigos, no habéis contado con el arma esencial, con la más sofisticada y letal, con la que pertrecha al género humano para su defensa de emboscadas y canallas, con la que suministra lo vivido y padecido, con la del agua fría y el gato, con la que se transmite de padre a hijos. Esa, y sólo esa supera monsergas de redentores advenedizos y discípulos patrios que pretenden llevarnos a su pocilga, ayudados de sus perros y sus hondas cargadas de pura demagogia.   
Gracias a Dios en España, la inmensa mayoría no somos hijos de iluminados orates ni de apátridas profesionales ni de terroristas confesos. Somos, lo que somos: españoles de la Cruz e hidalguía, patria y libertad.

Por cierto, una sugerencia: en el Gran Teatro Falla (Cádiz), sigue el concurso de Chirigotas, Comparsas y Coros. Una inmejorable fuente de eslóganes, denuncias y frases dolientes para discursos proletarios.  

Saludos y gracias a todos por su atención. 

miércoles, 21 de enero de 2015

NO NOS PODRÉIS CULPAR ¡¡CABRONES!!




Año de farándula politiquera, será este dos mil quince de la era de Nuestro Señor. Promesas viejas de partidos nuevos; juramentos nuevos de partidos viejos. Histrionismo, parodia, cinismo. Reclamarán nuestro voto por bulevares estrangulados de fotos y eslóganes; atiborraran las poderosas pantallas alojadas en nuestros hogares, de peroratas, soflamas, alegatos; del manido discurso de manoseadas palabras que una y otra vez se frustra un instante después del recuento de los votos y la socarrona sonrisa de los vencedores y sus adláteres que los acompañan para asaltar, cuando llegue su turno, el vagón de 1ª.
Volverá el trueque de siglas, y nuestro voto volverá a ser secuestrado por cientos de miles de parásitos para usos y abusos, para inmerecidos sueldos, para canonjías y comisiones, para explotar el BOE y explotarnos a todos. Y sin embargo, con la esperanza que aún nos queda y la altivez que aún no hemos perdidos, volveremos a oírlos, siquiera de soslayo por ver si existe la posibilidad, el milagro divino de que aparezca un grupo de gente que crea en España, en su magia, en su milenaria historia, en su presente y en su futuro.  
Les demostraremos por enésima vez que conocemos su juego y sus fullerías, admitiremos el ceremonial, asumiremos los hechos consumados, para que nunca, nunca, les pueda servir como coartada, si un día aquellos que ya tienen una ruina y les trae al pairo buscársela a los demás, nos envuelven entre orates, sanguijuelas, embaucadores, dictadores de viejas escuelas, y nos arrastran por imperativo de la impotencia. No. No podrán culparnos nunca. Si acaso llega un diabólico caos, peor que lo vivido hasta ahora, será sólo y exclusivamente por el uso fraudulento que hacen todos estos mangantes de nuestros deseos de democracia y libertad; de integridad y ética; de verdad y justicia.
Acudiremos, ingenuamente, convencidos de hacer el ridículo en este grotesco régimen, en esta fachosa democracia que no es digna de nosotros.
Agarraremos una papeleta, cuantas veces sea preciso, y la depositaremos en la urna mientras recitamos una jaculatoria a modo de ritual: aquí tenéis, nuestro voto, antes que acabéis definitivamente con vuestra gallina de los huevos de oro y nosotros no podamos comer ni caldo, imbéciles.
 
 
Saludos y gracias por su atención.

domingo, 18 de enero de 2015

LOS MILITARES SE VAN DE COPAS



Contubernio militar con consejeros separatistas para abordar el futuro de Cataluña

 
 
 
Naturalmente que quieren la independencia de Cataluña, de sus leyes y sus poderes políticos. Campechanamente aviesa, de forma y manera que libere sus enormes fortunas fraudulentas de la injerencia impertinente de la dolosa justicia española que hasta ayer les ha permitido el latrocinio más avaro, bárbaro y grotesco de cuantos se han perpetrado en las Españas modernas.
Ya no teme, esta oligarquía opulenta, rica, mafiosa y poderosa, a los Gobiernos de España ni a sus jueces ni a sus leyes. Ni siquiera a los millones de sus conciudadanos que desde la cuneta verán y sufrirán el paso de la cabalgata de un carnaval lascivo en el vicio de la mezquindad sin escrúpulos. No. Quizá, tal vez… el penúltimo resquicio, el pequeño escollo se encuentre entre los militares pacíficos que pueden dejar de serlo.  
Y claro, (Ya lo hizo un tal Guerrero en Andalucía) ¿qué mejor escenario que el de la típica tramoya que engalana todos los estamentos de este país? ¿Qué campo de batalla puede ser más idóneo, más idílico? ¿Dónde mejor para lidiar tal embate que en un puticlub? Así, de entrada, se minimiza, se trivializa, se ridiculiza se le da ambiente verbenero, a lo que puede ser el comienzo de un final trágico para todos.    
Porque puede, y digo puede… que el día menos pensado, algún salva patria, de esos de fajín y de tanques, se le ponga del lumbago para abajo romper el pavimento de alguna calle con sus orugas de pulverizar caminos, por no haber sabido defender su oficio del lumbago para arriba, desde siempre, desde el principio y hora. En su momento.
Entonces, los platos rotos los volveremos a pagar los de siempre. Para siempre seguir siendo el problema. Porque es sabido, te dirán, que el jodido pueblo no necesita libertad, necesita organización. Y España se vestirá de caqui, y nuestros calzoncillos también. Y los que están por los que vendrán, concluirán, que los esclavos no necesitan patria, necesitan amos. Hoy como ayer, como mañana.
Pero quizá, tal vez…puede, y digo puede… que el día menos pensado, los que estamos siempre a la intemperie, el aire nos reúna juntos en un tendido, donde los maestros al abrigo de los malos vientos cuajan grandes faenas.
 
 
Saludos y gracias por su atención.


domingo, 11 de enero de 2015

DADANÍSMO, SURREALISMO, LIBERTAD.





No tengo suficiente cultura como para hacer un esbozo literario sobre el Dadaísmo, ese movimiento cultural y artístico que surgió en 1916 en el Cabaret Voltaire en Zúrich (Suiza), para cuestionar y retar el canon literario y artístico, una especie de antiarte moderno, una provocación abierta al orden establecido, según me dice WikipediA (fuente recurrente para los indoctos y rústicos como es este pobre autodidacta). Ni siquiera me atrevo a hablar en qué medida termina Tristan Tzara y comienza André Breton para sobrepasar lo real impulsando con automatismo psíquico lo imaginario y lo irracional, que propone el surrealismo. Pero sí sé que la libertad, en virtud de sus intereses mundanos y frívolos, la invocan en exclusiva quienes más la profanan: los liberticidas.
El horrible atentado perpetrado en la sede de 'Charlie Hebdo' el pasado día 7 de enero de 2015, por una banda de asesinos facinerosos y repugnantes, no ha sido sólo un ataque a la libertad, ni a occidente, ni al cristianismo, ni siquiera se ha quedado en una venganza en el nombre de Mahoma: sencillamente ha acabado con cualquier iniciativa hiriente o no, que renueve el arte. El arte sacrílego que pone en evidencia a los hombres que juegan con lo sagrado; el arte xenófobo que delata la hipocresía imperante; el arte blasfemo que avergüenza a quienes envilecen a diario el nombre de Dios y los hombres; el arte de crear arte. El arte del talento para escribir, cantar, pintar, crear, vociferar, enredar, dibujar, gritar, denunciar… herir, golpear, zarandear, abofetear a esta humanidad y sus setenta veces siete pecados capitales.
Te lo tengo que decir hijo de puta, aquí en esta tierra de llantos y pocas alegrías, hemos aprendido a mofarnos de nuestra sombra. Y a respetar a los imbéciles, incluso a enseñar al que no sabe y dar de beber al sediento. Pero no creáis que porque nuestro Dios nos aconseja que amemos a nuestros enemigos, vamos a dejarnos degollar a manos de gente como tú, que lleváis inoculado en el corazón la venganza como objetivo y la muerte como procedimiento; que sois incapaces de amar a vuestro prójimo porque en vuestros mil trecientos años de existencia, habéis sido incapaz de amar a la madre de vuestros hijos.     
Termino, y como honor y homenaje a las víctimas de tan vil atentado, voy a recordar unos versos de Paul Éluard:     

 EL AVE FÉNIX

Soy el último en tu camino
la última primavera y última nieve

la última lucha para no morir.

 Y henos aquí más abajo y más arriba que nunca.

De todo hay en nuestra hoguera

piñas de pino y sarmientos

y flores más fuertes que el agua...

Hay barro y rocío...

La llama bajo nuestro pie la llama nos corona.
A nuestros pies insectos pájaros hombres

van a escaparse

Los que vuelan van a posarse.


El cielo está claro, la tierra en sombra

pero el humo sube al cielo

el cielo ha perdido su fuego.

 La llama quedó en la tierra.

La llama es el nimbo del corazón
y todas las ramas de la sangre

Canta nuestro mismo aire..

 Disipa la niebla de nuestro invierno
hórrida y nocturna se encendió la pena,

floreció la ceniza en gozo y hermosura

volvemos la espalda al ocaso.

Todo es color de aurora. 

 ................

LIBERTAD

Sobre mis cuadernos de colegial
Sobre el pupitre y los árboles

Sobre la arena sobre la nieve

Escribo tu nombre

Sobre todas las páginas leídas
Sobre todas las páginas en blanco

Piedra, sangre, papel o ceniza

Escribo tu nombre

Sobre las imágenes doradas
Sobre las armas de los belicosos

Sobre la corona de reyes

Escribo tu nombre

Sobre la selva y el desierto
Sobre los nidos sobre las retamas

Sobre el eco de mi infancia

Escribo tu nombre

Sobre las maravillas de las noches
Sobre el pan blanco de los días

Sobre las temporadas desposadas

Escribo tu nombre

 
Sobre todos mis trapos de azul
Sobre el estanque sol enmohecido

Sobre el lago luna viva

Escribo tu nombre

 
Sobre los campos sobre el horizonte
Sobre las alas de los pájaros

Y sobre el molino de las sombras

Escribo tu nombre

 
Sobre cada soplo de aurora

Sobre el mar en los barcos

Sobre la montaña lunática

Escribo tu nombre

 
Sobre la espuma de las nubes
Sobre los sudores de la tormenta

Sobre la lluvia gruesa e insípida

Escribo tu nombre

 
Sobre las formas que centellean
Sobre las campanas de los colores

Sobre la verdad física

Escribo tu nombre

 
Sobre las sendas despertadas
Sobre las carreteras desplegadas

Sobre los lugares que desbordan

Escribo tu nombre

 
Sobre la lámpara que se enciende
Sobre la lámpara que se apaga

Sobre mis casas reunidas

Escribo tu nombre

 
Sobre el fruto cortado en dos
Espejo y mi habitación

Sobre mi cama vacía

Escribo tu nombre

 
Sobre mi perro codicioso y tierno

Sobre sus orejas elaboradas

Sobre su pierna torpe

Escribo tu nombre

 
Sobre el trampolín de mi puerta

Sobre los objetos familiares

Sobre el mar del fuego bendito

Escribo tu nombre

 
Sobre toda carne concedida

Sobre la frente de mis amigos

Sobre cada mano que se tiende

Escribo tu nombre

 
Sobre el cristal de las sorpresas

Sobre los labios atentos

Bien sobre el silencio

Escribo tu nombre

 
Sobre mis refugios destruidos

Sobre mis faros aplastados

Sobre las paredes de mi problema

Escribo tu nombre

 
Sobre la ausencia sin deseos

Sobre la soledad desnuda

Sobre las marchas de la muerte

Escribo tu nombre

 
Sobre la salud vuelta de nuevo

Sobre el riesgo desaparecido

Sobre la esperanza sin recuerdos

Escribo tu nombre

 
Y por el poder de una palabra

Reinicio mi vida

Nací para conocerte

Para nombrarte

Libertad

........... 

“Hay otros mundos, pero están en éste. Hay otras vidas, pero están en ti”

Paul Éluard

 

Saludos y gracias por su atención.