martes, 5 de enero de 2016

NOCHE DE REYES






Se acerca la hora mágica. Y los recuerdos de esta noche misteriosa, única capaz de perturbar el sueño sereno y dulce de un niño, permanece indeleble en el seno de los momentos felices que tu destino te ha concedido.  Cuando aún eres pequeño, tan pequeño que no necesitas de fantasías, sino de la verdad que mamá te cuenta, el sueño no puede contigo. Y con la última advertencia—sino duermes no vendrán los Reyes Magos—cierra los ojos con fuerza, pero abres los oídos de par en par. El más leve ruido será sospechoso: –ya están aquí musitas a oscuras sin moverte hasta que feliz te duermes sin darte cuenta.

Cuando la duda es superior a la certeza, te levantas, vas al baño y con disimulo te cercioras que los bultos están donde el año anterior. Y sin hacer ruido vuelves a la cama hasta que la impaciencia te lleva a la habitación de tus padres para comunicarles con cierta candidez, que ya han venido. Así, con cierto disimulo porque no quieres romper el misterio de la inocencia que ellos intentan que permanezca en ti el máximo de tiempo posible y tú no quieres que se te escape.  

Cuando ya te convierte en cómplice con tus padres, aún, a estas horas, te ronroneará el gusanillo antes de conciliar el sueño: --¿me habrán comprado lo imposible?, seguro y, feliz te tapas hasta las orejas.

Cuando llevas años reviviendo en tus hijos lo que tú sentiste y hogaño en tus nietos, a estas horas, te vas al tálamo a esperar a tu santa “contraria”, que ha envuelto el último paquete, ha puesto el último nombre y ha sido un año más, feliz como una enana. Nada importa que dentro de los papales de colores haya mucho o poco. Hay con toda seguridad mucho amor y unos momentos indescriptibles de felicidad. Y si hay algo más, pues tampoco importa, Dios proveerá. Y es que quizás, en este mágico día, sea la primera vez en nuestra vida que aprendernos a distinguir valor y precio.

Que seáis todos enormemente FELIZ. Con o sin sorpresa.


Saludos y gracias por su atención.

4 comentarios:

Francisco Javier Capitán Gómez dijo...

Magnífico, Toposteo! Qué bien has descrito la magia de esta noche, la inocencia del niño que aún llevamos dentro y el cuidado de los padres procurando que esa inocencia permanezca mucho tiempo en sus hijos. GRACIAS,amigo. Me retiro ya,que sino los Reyes no me dejarán nada... Un gran abrazo y felices Reyes!

Wolfson dijo...

Noche mágica, sin duda, en la que aún recuerdo la primera estrofa del villancico que me recitaba mi padre esa noche:


2Por los caminos del cielo
los Reyes vienen bajando
y en bolsas de terciopelo
a los niños van dejando
bombones y caramelos."

Y qué feliz al levantarte por la mañana.

TOPOSTEO dijo...

Muchas gracias, ALMA.

TOPOSTEO dijo...

Cuando la concordia era la norma, amigo Wolfson. Un abrazo.